lunes, 18 de enero de 2016

Humanos. Mar Busquets Mataix

 
 



Humanos
 
Mar Busquets Mataix
 
Els llibres de l´Argila, Valencia, 2013
 
 
Nacida en Santiago de Chile pero valenciana de corazón, Mar Busquets Mataix es una escritora de éxito, que se mueve con soltura tanto en el terreno de la lírica como en el de la narrativa, diversos premios atestiguan a una autora en plena madurez creativa, que con el poemario que nos ocupa, Humanos, obtuvo el Premio Gabriel Miró del Castell de Guadalest 2011.
Publicado por el Grup Poètic Argila de l´Aire, con quien le une una estrecha amistad, en el número cinco de su colección de poesía “Els llibres de l´Argila”, el poemario cuenta con un breve e intenso prólogo de Rafael Correcher, que sintetiza los grandes temas que animan la poética de Mar Busquets: la herida, el anhelo y los sueños, tres temas que nos hacen dichosamente humanos, y que se desgranan del tema principal sobre el que versa todo el poemario, el amor.
Precisamente la herida es la que da título a la primera parte del libro, constituida por cinco poemas que establecen el estilo que guiará todo el poemario, poemas por lo general breves, en verso libre, donde la idea marca la longitud del verso y el lenguaje ordena el sentimiento (“Pathos”).
En el segundo apartado, titulado “Rastro de ti”, Mar Busquets reparte en nueve poemas su experiencia amorosa ante la ausencia del ser amado, pero no nos encontramos con la desazón que se deriva de la pérdida, sino con la proximidad lejana que es fruto del anhelo. Con un lenguaje sencillo en apariencia y rico en metáforas, Mar Busquets nos ofrece un discurso alejado de los tópicos.
Un verso de Dámaso Alonso, “Hombre es amor”, titula la tercera parte, donde aparece un símbolo que será recurrente, las manos, veamos algunos ejemplos: imagino tu mano; amaneces en mis manos; tus manos me incautan. Las manos son el instrumento para la caricia o el abrazo, y para la escritura o el gesto, pues las palabras son su prolongación sobre la página. Llama especialmente la atención el gusto de la poeta por los parónimos y la ruptura de palabras para acentuar el ritmo y multiplicar el significado. Pero la escritura de Mar Busquets también es pasional pues sabe que el cuerpo, la piel, imágenes igualmente recurrentes, nos hace humanos.
En la cuarta parte, “Humo”, la autora emplea la concisión como la mejor manera para mostrarnos que el sueño y el silencio a la postre son pasto del humo porque lo que en humo empieza/ en humo acaba. Y es que despertar es continuar cuando la persona amada se convierte en silencio.
En la quinta y última parte, que lleva por título “Amanece cuanto puedas”, Mar Busquets continúa su ardua labor de esencialización en lance acróbata con el lenguaje en pos de la mínima expresión y el máximo sentido. Aquí la autora logra redefinir el verbo amar: amar es querer volar; voluntad de piel/ contra la roca (“Solo queda volar”). Pero también nos muestra su desengaño pues como muy bien dice a veces es más difícil besar la realidad que máscaras o rostros. El poema “Habrás ganado” es un bello colofón a un poemario que rezuma verdad y que no se detiene en la nostalgia pues si al final siempre perdemos, al menos habremos ganado en experiencia y en conocimiento.
En definitiva, Mar Busquets evoluciona hacia una forma muy particular de verter el sentimiento amoroso, que se confirmará en su siguiente poemario, Esbozos (Editorial Germanía, 2014).



No hay comentarios:

Publicar un comentario